19 septiembre 2011

Proyecto Adictos Septiembre 2011: La fotografía


                                  

Amor sorpresa




Era un día como otro cualquiera, Selena se levantó para ir al instituto una vez más.
No tenía ganas de nada, al igual que el día anterior e igual que al siguiente seguiría sin ganas.
Y así llevaba cada día que había pasado y que pasaba desde que su novio la dejó por otra. Esa otra era Raquel, una de sus mejores amigas que, por supuesto, ya no era nada más que un ser despreciable para Selena.
Además Selena se sentía realmente sola, todas sus amigas habían decidido que el grupo de amigos seguiría a pesar de que ellas no se hablaran pero Selena no quiso aceptar, ya tenía bastante con aguantar a Raquel y a su ex novio en clase cómo para salir juntos por las tardes.
No podía soportar tal cosa, así que dejó de salir con el grupo, se sentía tan triste…

Igual que todos los días fue al instituto y sin saludar a nadie se sentó en su sitio a esperar a que llegara el profesor de la primera clase del día.
Como era de esperar sus amigas tampoco la saludaron, si es que se las podía seguir llamando así. Eso era lo peor.
Sus amigas apenas se habían preocupado por ella, ni si quiera le habían propuesto salir solas sin que viniera Raquel con su ex novio. Simplemente habían aceptado que ella no saliera más con el grupo, y como Selena fue apartándose porque no se preocupaban por ella y se sentía cada vez más triste acabaron sin saludarla.


Carlos era un chico tímido, siempre era el más callado de todos los chicos del grupo. Pero siempre había sentido una conexión con Selena y no le gustaba nada lo que le estaba pasando. 
Selena era una chica maravillosa y buena, si él fuese su novio jamás la traicionaría y la trataría como se merece. Llevaba mucho enamorado de ella en secreto.
Cada día que pasaba la notaba más triste y desanimada, con lo que le gustaba aquella Selena tan feliz aun que estuviera saliendo con aquél desgraciado que la engañaba…
Tenía que hacer algo para animarla y por ver aquella sonrisa tan encantadora.


Un día diferente a uno cualquiera, al salir de casa para ir al instituto de nuevo Selena encontró pegada una rosa en su puerta junto con un papel que decía: Te quiero.
¿Eso era para ella? Sus padres estaban divorciados y su madre no tenía novio, menos probable era que tuviera un admirador secreto… ¡Así que tenía que ser para ella!
Aquella mañana Selena apareció más contenta que todos esos días anteriores y con una bonita rosa en la mano.
Aunque ella siguió perdida en su solitario mundo todo el día por mucho que los demás la miraran, Carlos se puso muy contento de ver cuánto le había animado su rosa.

Pasaron pocos días y Selena parecía volver a estar triste, pensaba que alguien la quería y se había enamorado de ella pero seguro que había sido una equivocación. ¿Qué esperaba encontrar una rosa cada día en su puerta? Que ilusa había sido…
Carlos no podía verla sufrir, estaba enamorado de ella desde hacía tiempo y por lo visto la rosa del otro día le había hecho mucha ilusión… ¡Quizá era el momento de lanzarse y confesar sus sentimientos!

A la mañana siguiente Selena volvió abrir la puerta para ir al instituto, sin esperanzas de encontrar ninguna rosa. Pero se sorprendió mucho al ver una curiosa caja enfrente de su puerta.
Dentro de ella había una rosa fucsia artificial, un pintalabios y una pequeña carta que decía:

“Querida Selena, cuando vi este pintalabios pensé que te gustaría y decidí regalártelo, si no lo quieres siempre puedes regalarlo tú a alguien.
Si quieres saber quién soy te estaré esperando esta tarde a las seis en el parque con un ramo de rosas artificiales iguales a la que te dejo aquí.
Espero que te haya gustado y que quieras conocerme, Te quiero.”

¡Por supuesto que quería conocerle! Era verdad que alguien la quería, había un chico enamorado de ella... Y estaba consiguiendo enamorarla a ella también con esos detalles tan románticos que nadie había tenido nunca.
Aunque aquello podía ser una broma o de algún chico que no conociera de nada tenía que arriesgarse a ser feliz.

Esa mañana las clases parecían pasar más lentamente, con las ganas que tenía de que llegara la tarde para descubrir quién era su misterioso enamorado.
Carlos también tenía muchas ganas, no se quitaría ese nudo de la garganta hasta que la viera aparecer en el parque y le dijera lo que sentía.

Al fin llegó la hora y Selena llegó al parque buscando a ese chico con la mirada.
Al parecer no había nadie con un ramo de rosas fucsias artificiales, pero de pronto lo vio venir por detrás de un árbol y corrió hasta él.
-¡Carlos, eres tú! –Exclamó sorprendida pero con una gran sonrisa.
-Sí… Yo… Te quiero Selena.
-Gracias, Carlos. Me has hecho sentir querida y que importaba a alguien cuando me sentía más sola que nunca.

Y así los dos se perdieron en un profundo beso.


14 comentarios:

  1. Me gustan mucho las dos fotos (pero sobre todo la última) En cuanto al texto, me ha gustado, pero hubiera preferido que ella ya sintiera algo por él antes de saber que era él el de las rosas... Así queda como muy... Como si se quedara con lo que cree que es "fácil" sin importar corresponderle (o eso he entendido yo, que me puedo equivocar)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Nerea, muy bonito debut.

    Me encantó el ritmo como desarrollaste la historia de Selena y Carlos. Es una de las pocas historias de amor, donde se demuestra que existe una esperanza de encontrar a una persona que al principio lo veías como un amigo y al final se convierte en tu amado.

    ¿Está basado en una experiencia que vivistes?

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  3. Qué lindo, tierno y romántico relato!! Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es muy tierno, resalta la importancia de la verdadera amistad y de los sentimientos nobles.
    Quizá ella ya intuía algo acerca de los sentimientos de Carlos, por eso es que en el fondo la alegró saber que se trataba de él y le correspondió; al menos es lo que yo me imagino entre las líneas jeje!!

    Un gusto leerte!!

    ResponderEliminar
  5. Quien no ha tenido uno de esos amores?
    Muy lindo el relato.

    ResponderEliminar
  6. Nerea, te ha quedado muy bien. Es una historia llena de sentimientos. Felicidades por tu primer mes en Adictos. Espero que sean muchos más.

    ¡Cuídate! :)

    ResponderEliminar
  7. Ainss que bonito... con lo dura que soy yo y me estáis haciendo que me ablande jajaja

    Muy linda historia corazón.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Que bueno que alguien la quería por lo menos, porque era una chica buena y hermosa, no podía estar sola para siempre.

    Me dio penita la historia.

    ResponderEliminar
  9. Ains, qué romántico:D

    El amor en ocasiones surge cuando menos te lo esperas, y en manos (o corazón) del que menos te lo imaginas:D

    Precioso^^

    ResponderEliminar
  10. Hola, y bienvenida a Adictos a la escritura!! ;-)

    Tu relato es muy lindo, una historia de amor muy tierna.
    Sin embargo, te sugiero revisar todo el texto, ya que tienes algunos errores de ortografía y de puntuación. Además, repites algunas palabras, a veces dentro de la misma oración, y eso habría que pulirlo un poco más.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Hola Bienvenida!
    A pesar de los pormenores en dedazos me parecio adorable tu escrito. Un gusto leerte

    ResponderEliminar
  12. es muy tierno, me dio pena la pobre muchacha, pero al final todo fue bien

    ResponderEliminar
  13. Muy romantico, me encantan los finales felices. Felicidades

    ResponderEliminar

Escribe lo que quieras y lo leeré encantada, la única norma es respetar.
¡Gracias por tu comentario!